fbpx

Santos, el principal puerto de Brasil y de América Latina, cerró 2019 con un incremento de su facturación de 154%, según datos de la Autoridad del Puerto de Santos (SPA).

El balance del puerto fue superavitario en US$ 34,4 millones, y se explicó principalmente por un reajuste de tarifas aplicado en junio de 2018 y por el aumento de la carga operada en el último trimestre de 2019.

Asimismo, las autoridades portuarias indicaron que influyó el cambio en la metodología del cobro de tarifas: son los armadores, y no los operadores portuarios, los que pagaron las tasas.

La revisión y renegociación de los contratos de terceros, así como la cancelación de ciertos servicios y la mejor gestión de las horas extraordinarias, también implicaron un del 20% durante 2019.

Shock de gestión

Casemiro Tércio Carvalho, CEO de SPA, dijo que “en diez meses entregamos un shock de gestión con un sólido programa de eliminación de desechos y aumento de ingresos. Cambiamos el juego, cerraremos el año en azul. Estamos comprometidos a preparar a Santos para la generación de máximo valor, con más inversiones, nuevos negocios y un perfil de fuerza laboral modernizado”.

En agosto último, el Ministerio de Infraestructura realizó una serie de subastas para arrendar las dos nuevas terminales –STS 20 y STS 13A– que sumarán inversiones por US$ 82 millones.

La STS 20 estará dedicada a la operación de fertilizantes y sal, y fue comprada por Hidrovias do Brasil en US$ 28 millones.

Por su parte, la subasta de STS 13A fue para Aba Infraestrutura e Logística SA, que ya opera en Santos con las terminales Adonai y Concais. La propuesta de Aba fue de US$ 8,7 millones.