El Gobierno reafirmó la gestión estatal del dragado y balizamiento frente a referentes internacionales en el marco de la “4° Conferencia hemisférica sobre hidrovías, puertos interiores y de cruceros”, que organizó la Administración General de Puertos (AGP) para la Comisión Interamericana de Puertos (CIP), organismo que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede central en Washington, Estados Unidos.

El interventor de AGP, José Beni, destacó en la apertura del evento que “tras 25 años de gestión privada, a lo largo de estos casi nueve meses los servicios se mantuvieron en forma ininterrumpida, eficiente y con el mismo nivel que en la etapa previa. Incluso en un contexto de sequía extrema por momentos, y muy prolongada”.

Además, resaltó la fuerte inversión de la empresa estatal sobre la infraestructura de la traza, así como el federalismo en la toma de decisiones y la transparencia en el manejo de la información: “La presencia del Estado en la administración de la Vía tiene como objetivo aportar una mirada estratégica e integral, donde el desarrollo comercial que necesita el país y los exportadores se complemente con la no menos necesaria inversión para lograr que ese crecimiento se extienda a toda la traza, con infraestructura y tecnología”, observó.

Cer0

“El balance (contable) perfecto en una empresa estatal es cero, porque no pierde plata y reinvierte toda la ganancia en mejoras para los usuarios”, subrayó Beni.

Por su parte, el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, justificó la evidente dilación en la resolución de la licitación sobre la vía navegable en que “el presidente Alberto Fernández tomó la decisión no solamente de federalizar lo que viene para nuestra Vía Navegable Troncal, si no democratizarla al mismo tiempo. Nos tomamos el tiempo que hace falta para escuchar a todos los actores, a los siete gobernadores, tres ministerios, la Subsecretaría de Puertos; incluso sumando a los gobernadores que nos piden obras para conectar por la vía terrestre la salida de su producción hasta la Vía Navegable. Sabemos que seguramente tendremos dudas de la oposición; las de los usuarios y protagonistas de la Vía se fueron aclarando con la buena gestión de la AGP”.

Guerrera pidió pensar en la “integralidad (sic)” para la economía argentina que tiene el desarrollo de la vía navegable. Es decir, no pensarla “sólo para la producción primaria, sino también para las economías regionales, vinculadas al turismo, la pesca deportiva y las actividades recreativas”.

Marina mercante

La directora Nacional de Migraciones, en calidad de vicepresidenta 2° del Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable, Florencia Carignano, dijo que el debate en torno a la vía navegable “puede parecer algo lejano para muchos, pero para las provincias es algo cotidiano y central. Sabemos que detrás de cada barco hay trabajo de santafecinos, misioneros, chaqueños”, al tiempo que pidió debatir también el impulso de una flota de bandera nacional y la reactivación de los astilleros.

El dato de color quedó en manos de la jefa de Gabinete del Ministerio de Turismo de la Nación, Geraldine Onisczcuk, que habló del “potencial turístico del litoral, aprovechando nuestros ríos y vías navegables, en forma complementaria a lo estrictamente comercial”.

Leonardo Cabrera, subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, confrontó con la “corporación” de la industria marítima, en el sentido de que no ayudan al desarrollo de los puertos satelitales al no posicionar contenedores vacíos para las exportaciones regionales. Tal vez por eso también abogó por “contar con una flota de bandera”.

Que el reclamo de reactivación de la marina mercante provenga del sector privado, o de los gremios, es algo lamentablemente habitual ya. Lo curioso es que lo planteen los funcionarios, a los que aquellos les vienen reclamando respuestas hace tiempo.