fbpx

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) y la Cámara de Transporte Internacional (ICS) pidieron que los gobiernos tomen medidas urgentes para facilitar los vuelos de cambio de tripulación marítima, restringidos a raíz del COVID-19.

Cada mes, alrededor de 100.000 marinos mercantes deben ser relevados de los barcos en los que operan para garantizar el cumplimiento de las regulaciones marítimas internacionales que protegen la seguridad, la salud y el bienestar, pero que hoy se ven obligados a extender su servicio a bordo y no pueden ser reemplazados ni regresar a sus casas.

Mediante un comunicado conjunto, las asociaciones admiten que si bien el transporte marítimo es vital para el mantenimiento de las cadenas de suministro mundiales, “la situación actual es insostenible para la seguridad y el bienestar de las tripulaciones de los barcos y la operación segura del comercio marítimo”.

Ocurre que con más del 90% de la flota de aviones de pasajeros en tierra  y el cierre casi generalizado de los aeropuertos a nivel global, los vuelos para repatriar y trasladar a las embarcaciones al personal de la marina, no están disponibles.

Se explica que los protocolos de control de inmigración y salud están obstaculizando la capacidad de los buques mercantes para realizar cambios de tripulación, cosa que es de vital importancia.

Trabajo en conjunto

IATA y la ICS dijeron que trabajan de manera conjunta para presentar soluciones seguras y pragmáticas que puedan ser implementadas por los gobiernos y que faciliten los cambios de tripulación en determinados aeropuertos.

“Los marinos son héroes anónimos que todos los días durante esta crisis de COVID-19 van más allá del llamado del deber para garantizar que los países reciban los bienes que necesitan. Estamos trabajando con las aerolíneas para presentar soluciones. Ahora necesitamos que los gobiernos apoyen a nuestra gente de mar y faciliten el paso seguro para que puedan llegar a casa con sus seres queridos y sean reemplazados por miembros de la tripulación listos para mantener abiertas las cadenas de suministro “, dijo el Secretario General de ICS, Guy Platten.

Desde IATA, Alexandre de Juniac, Director General y CEO de la asociación, comentó que se les pidió a las aerolíneas que interrumpan los servicios de pasajeros como una vía para detener la propagación del coronavirus, pero que “si los gobiernos identifican los aeropuertos que la gente de mar puede usar para los cambios de tripulación y hacen los ajustes apropiados a los protocolos actuales de salud e inmigración, las aerolíneas pueden ayudar a mantener la logística global en movimiento “.

Aeropuertos designados

El pedido de ambas organizaciones apunta a que los gobiernos designen un número específico y limitado de aeropuertos de cambio de tripulación para el movimiento seguro y la repatriación del personal.

Ello lograría una masa crítica para la reanudación de los vuelos de cambio de tripulación a esos aeropuertos y activas las cadenas de suministro mundiales, argumentan.

“Los aeropuertos prioritarios deben incluir aquellos cercanos a las principales rutas de navegación que también tienen conexiones aéreas directas a los principales países de residencia de la gente de mar, como China, India y Filipinas, así como a destinos en Europa occidental y oriental”, detallan en el comunicado.

Trabajadores del transporte internacional

Las compañías de aviación y transporte marítimo enfrentan desafíos comunes para concretar cambios en la tripulación en un contexto de restricciones de inmigración y cuarentena introducidos por la mayoría de los gobiernos del mundo.

Cada mes, alrededor de 100.000 marinos mercantes deben ser relevados de los barcos en los que operan para garantizar el cumplimiento de las regulaciones marítimas internacionales. Las prohibiciones de vuelos establecidas por los Estados para frenar la pandemia, imposibilitan cumplir con el traslado de la gente. Foto David Mark (Pixabay)

“A medida que las autoridades continúan luchando contra el COVID-19, el personal de transporte internacional que opera aviones y barcos, o que transita por fronteras internacionales para el servicio, a menudo se ve afectado por restricciones nacionales diseñadas para pasajeros y personal no esencial. Cuando ello se aplica a la tripulación que no interactúa con las comunidades locales, estas restricciones ponen en peligro innecesariamente la capacidad de las aerolíneas y las compañías navieras para mantener en funcionamiento las cadenas de suministro mundiales”, dijeron IATA y la ICS.

Ambas organizaciones están trabajando con sus reguladores globales, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la Organización Marítima Internacional (OMI), en recomendaciones a los gobiernos para establecer procedimientos estandarizados y protocolos en el manejo y traslado de las tripulaciones mientras se evita la propagación del COVID-19.

Sigue girando

Las industrias de la aviación y el transporte marítimo son el elemento vital de la economía global, mueven los bienes y productos del mundo que son necesarios para permitir que la sociedad continúe funcionando eficientemente durante la crisis ocasionada por la pandemia, argumentan.

Por volumen, alrededor del 90% del comercio mundial viaja por barco, incluidos alimentos, energía, materias primas y productos manufacturados.

Las aerolíneas transportan, además de los pasajeros, alrededor del 35% del comercio mundial en valor, incluidos medicamentos críticos y suministros médicos.

Los gobiernos del G20, en sus recientes reuniones de emergencia, se comprometieron a “minimizar las interrupciones en el comercio y las cadenas de suministro mundiales” e identificaron la necesidad de priorizar mantener abiertas y funcionando de manera eficiente las redes de logística aérea y marítima.

“Las compañías navieras y las aerolíneas están cooperando para cumplir con esta prioridad al garantizar que continúen las operaciones confiables durante la pandemia”, dijeron antes de advertir que esas redes “se detendrán si las cuadrillas de reemplazo no están disponibles para el servicio. Los gobiernos deben tomar medidas urgentes ahora para evitar mayores daños a la maltrecha economía global”, concluyeron.

La Cámara de Transporte Internacional es la principal asociación de comercio internacional para los armadores y operadores mercantes, y representa más del 80% de la flota mercante mundial. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo nuclea a alrededor de 290 aerolíneas que concentran el 82% del tráfico global.

Dejar un comentario