El año pasado, el sector aéreo en América latina y el Caribe creció 5,8% en promedio, casi cinco veces más que el PBI de los países de la región.

A pesar de las crisis y devaluaciones que se registran en diferentes zonas del barrio, la industria tuvo una importante expansión y lo que resulta aún mejor: 2019 promete mantener esa tendencia.

Los datos surgen de la presentación que Luis Felipe de Oliveira, Director Ejecutivo y CEO de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), hizo al inaugurar ALTA CCMA & MRO Conference 2019.

El encuentro que reúne a más de 700 expertos en mantenimiento, tecnología y compras técnicas de la aviación y se desarrolla en Cancún hasta mañana.

Pese a que reconoce que en la región los temas por mejorar aún son muchos, Felipe de Oliveira, Director Ejecutivo y CEO de ALTA, confía en que el sector aéreo seguirá creciendo de modo contundente.

Se trata del punto de reunión para los ejecutivos de compras y mantenimiento de las aerolíneas que operan en América latina y el Caribe con expertos en tecnologías, partes, estaciones de reparación y mantenimiento de todo el mundo (en 2018, los costos de mantenimiento, materiales y reparaciones representaron el 6% del total de los costos operativos de las aerolíneas de la región).

Agenda enriquecida

La agenda de este año tiene, además de los tradicionales espacios de networking y reuniones entre aerolíneas y proveedores, sesiones interactivas y un capítulo académico enfocado en las últimas tendencias técnicas y de recursos humanos.

Como en casi todas las actividades –sin importar el rubro del que se trate- la tecnología es una de las protagonistas centrales.

El ALTA CCMA & MRO Conference 2019 está enfocado en el aprovechamiento de la data que generan los activos del sector y las oportunidades que brinda la tecnología para la reducción de costos y el aumento de la eficiencia, según los cuatro pilares clave del encuentro: innovación, tecnología, eficiencia y regulaciones para lograr que la aviación sea más segura, eficiente y responsable con el medioambiente con el fin de plasmar su potencial como catalizador económico y social de la región.

Así en la tierra como en el cielo

“Para tener un transporte aéreo más eficiente y productivo, y atender como corresponde el proyectado aumento de pasajeros y aeronaves que estarán operando en la región es tan importante invertir en la tierra como en el aire. Si no lo hacemos de ese modo corremos el riesgo de tener grandes congestiones aéreas”, explicó De Oliveira.

Todo indica que la ampliación de la flota aérea en América latina y el Caribe seguirá su tendencia a la expansión de la mano de una creciente clase media.

El Director Ejecutivo y CEO de ALTA admitió que si bien es cierto que no hay vuelos sin aeropuertos, y que la inversión en infraestructura es muy importante, América latina y el Caribe siguen teniendo muchos ítem importantes en la columna de los “pendientes”.

Aunque resaltó que es necesario aumentar la cantidad de inversión en infraestructura en la región para tener aeropuertos más eficientes –y sin nombrarlos dijo que hay algunos países que están cumpliendo mejor con ese punto-, De Oliveira apunto a los costos como una de las llaves para habilitar un crecimiento sustentable para la industria.

“Los costos de la región son un gran tema. Tenemos uno de los combustibles más caros del mundo. Hoy ese rubro sigue representando más de 30% de los costos operativos en América latina y el Caribe. Y a eso hay que sumarle la cantidad de tasas sobre servicios y costos aeroportuarios que se deben afrontar”, añadió.

Barreras en el aire

“Somos una región cara y que aún tiene muchas barreras en el aire”, sentenció antes de explicar a qué se refería.

De Oliveira comentó que tenemos “muchas reglamentaciones con las que cada país intenta hacer que la aviación sea su propio mundo sin entender que se trata de una industria global”.

Y entonces llegó a otro de los puntos débiles para el barrio: los procedimientos aduaneros.

De Oliveira se refirió a la ineficiencia aduanera en la región como uno de los principales aspectos a mejorar si se quiere mantener el desarrollo sustentable del sector aéreo. Çomparó las posiciones que tenían en el Ranking de Competitividad del WEF diferentes países en 2008 y el año pasado.

“No puede ser que una aeronave se quede parada 3, 4 y hasta 7 días porque la Aduana no consigue despachar o liberar el producto o la pieza que se está importando a un país”, comentó antes de apelar al Ranking de Competitividad que elabora el World Economic Forum como medida de evaluación del tema.

“Allí se observa cómo estamos empeorando nuestro desempeño en este aspecto”, dijo al tiempo que proyectaba los resultados obtenidos por varios de los países de la región en cuanto a la Cantidad de Procedimientos aduaneros requeridos.

En el cuadro aparecía la comparación entre la posición obtenida en el ranking de 2008 y en el del año pasado. Allí se verifica que, a excepción de México y Brasil que lograron trepar apenas tres lugares, y Perú que tuvo una notable mejoría (saltó del puesto 94 al 75), el resto de los países están peor ahora que hace 10 años.

Justo fuera de tiempo

“Desafortunadamente, cuando comparamos a los países de nuestra región con los más desarrollados, vemos que estamos muy lejos y tenemos mucho para hacer. Los procesos en América latina son distintos, entonces muchas veces un just in time que se aplica en EE.UU. no puede aplicarse aquí. El efecto de eso es que se hace necesario contar con más repuestos y stock de piezas que lo único que hacen es generar costos adicionales”, dijo.

Al comparar el desempeño de otras regiones del mundo (según datos del Indice de Performance Logística que elabora el Banco Mundial), la ineficiencia aduanera en América latina y el Caribe queda más expuesta

Pese a todo, el Director Ejecutivo de ALTA es optimista, y basa eso en números: “En los últimos 15 años, la región tuvo un crecimiento positivo. Y si miramos los últimos 50 años, veremos que cada 12, la industria duplicó su tamaño”.

¿Por qué cree que el sector seguirá con una expansión tan importante? “Tenemos un crecimiento en términos de PBI por encima del Producto Bruto Global, y por encima de países o regiones más desarrolladas, como Estados Unidos o Europa”, dijo De Oliveira antes de sumar otro dato.

Mientras en América latina apenas se registra 0,4 vuelos por habitante, por año, en mercados maduros como Europa o EE.UU, la cifra trepa a 2 vuelos per cápita anual y 2,2, respectivamente. “Eso muestra que tenemos un potencial de crecimiento muy grande”, dijo.

El papel de la nueva clase media

“Con el crecimiento económico las personas tienen acceso al transporte aéreo y eso genera más oportunidades para viajar y de negocios. Hay cálculos que indican que en 2036, el 70% de la población de la región integrará la clase media y ese segmento quiere viajar más y conocer otros países. Por eso estamos convencidos de que es más que probable que el transporte aéreo se duplique en los próximos años”, comentó.

Por último, De Oliveira hizo un llamado directo al sector público de la región: “Si conseguimos en conjunto con los gobiernos reducir las barreras que tenemos en el aire, lograremos transportar a un número mucho mayor de pasajeros y eso se traduce de modo automático en más negocios para todos. Cuando un avión despega, significa que tendremos más aviones vendidos, más fuentes de trabajo para los profesionales que se necesitan para cumplir con esos servicios, más venta de combustible, más impuestos recaudados, y al final, más y mejores oportunidades para que los pasajeros puedan utilizar el transporte aéreo”.

Aviones más nuevos, menos contaminación

En términos de flota, dijo que los números también son positivos ya que a pesar de una “pequeña reducción en 2018”, el crecimiento ha sido continuo.

“Hoy tenemos más de 2100 aviones volando en la región y en los próximos años se entregarán más de 900 aeronaves, con lo que superaremos las 3000 aeronaves. Lo bueno es que seguiremos con esa tendencia de incorporar aeronaves modernas que nos permitirán ser mejores no solo en relación a la ecuación económica, sino con el cuidado del medioambiente al reducir las emisiones generadas por las aeronaves.”

“Somos una industria fuerte, que resiste las crisis y la inestabilidad política y económica de la región. Tenemos muchas cosas por hacer pero el futuro es promisorio”, concluyó el Director Ejecutivo y CEO de ALTA.

Dejar un comentario