El complejo de puertos de Itajaí y Navegantes, del Estado de Santa Catarina, Brasil, enfrentarían problemas de dragado de mantenimiento en los canales de acceso y en las dársenas de maniobra debido a complicaciones financieras.

De acuerdo con la información difundida por Datamar, la autoridad portuaria arrastra una deuda cercana a los US$ 4 millones con la empresa encargada del mantenimiento, la holandesa Van Oord.

La situación escaló a nivel federal y llegó incluso a los despachos de la Secretaría Nacional de Puertos donde tanto la autoridad portuaria como la dragadora esperan poder hallar una solución, bajo la forma de una asistencia especial financiera de parte del gobierno federal.

“La situación se ha visto agravada por la prolongada inactividad en el Puerto Público de Itajaí, donde las operaciones de contenedores están paralizadas desde hace más de 458 días. Como resultado, los ingresos provenientes de la recaudación de tarifas, conocidos como “tarifas de la Tabla 1”, se han agotado, lo que obstaculiza aún más la capacidad del puerto para financiar proyectos de dragado esenciales”, indicó la fuente brasileña.

Portonave

El mayor inconveniente lo enfrente la terminal Portonave, que opera TIL, el brazo portuario de la naviera MSC, y que es la segunda terminal más importante de contenedores de Brasil, luego del complejo de terminales de contenedores de Santos. El complejo de Navegantes operó, en 2023, 1.268.000 de TEU.

Como sucede en cualquier puerto, y terminal de contenedores, la inestabilidad en el mantenimiento del dragado supone una amenaza que excede al trabajo en los muelles y abarca la economía regional en general.

“Las limitaciones legales establecidas en la Ley de Puertos impiden que Portonave, como terminal privada, financie actividades de dragado esenciales para mantener las profundidades de navegación en los canales de acceso”, indicó la publicación.