En un esfuerzo por simplificar su normativa y los regímenes de información existentes, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el Ministerio de Economía de Argentina han emitido la Resolución General Conjunta 5510

Esta medida busca reducir significativamente el número de presentaciones anuales que los productores agrícolas deben realizar dentro del Sistema Integral de Simplificación Agrícola (SISA).

El SISA unifica la información sobre la superficie sembrada y la producción de granos y semillas relevada por varios organismos, y ha sido objeto de una revisión exhaustiva. Como resultado, los productores ahora sólo tendrán que hacer dos presentaciones juradas al año, en lugar de las cinco anteriores.

Cómo queda el sistema

Estas presentaciones incluyen la Información Productiva 1, que se presenta en octubre de cada año y detalla la existencia de productos específicos, y la Información Productiva 2, que se presenta entre diciembre y febrero de cada año y detalla la superficie agrícola destinada a ciertos cultivos.

Se han eliminado las declaraciones anuales de existencias de trigo respecto a las variedades detalladas (IP 3) y dos declaraciones de producción de granos (IP 4 e IP 5). La AFIP y el Ministerio de Economía consideraron que estos requerimientos eran excesivos y no aportaban beneficios a los productores.

Esta medida representa un avance significativo hacia la simplificación normativa para los productores agrícolas y busca aliviar su carga administrativa sin comprometer la eficacia y la trazabilidad en el sistema agrícola. La trazabilidad y el control sobre el comercio de granos y semillas se mantienen intactos, gracias a una readecuación de los regímenes vigentes.

¿Cómo afectará esto a los productores en la práctica?

En la práctica, esta medida tendrá varios efectos positivos para los productores agrícolas:

  1. Reducción de la carga administrativa: Al reducir el número de presentaciones anuales de cinco a dos, los productores podrán dedicar más tiempo y recursos a sus operaciones agrícolas en lugar de a la cumplimentación de trámites burocráticos.
  2. Simplificación de los procesos: Al eliminar las declaraciones de existencias de trigo y las declaraciones de producción de granos, se simplifican los procesos y se evita la duplicación de información.
  3. Mantenimiento de la trazabilidad y el control: A pesar de la reducción en la cantidad de presentaciones, la trazabilidad y el control sobre el comercio de granos y semillas no se ven afectados. Esto asegura que los productores sigan cumpliendo con las normativas y que se mantenga la integridad del sistema agrícola.
  4. Mayor eficiencia: Al unificar la información relevada por varios organismos en un solo sistema, se mejora la eficiencia y se facilita el acceso a la información para los productores.

¿Hay algún período de gracia para la implementación de estos cambios?

De acuerdo con la información disponible, hay un período de gracia para la implementación de estos cambios. Según la Biblioteca Electrónica de la AFIP, se ha establecido un plazo de 120 días corridos para la implementación de las modificaciones. Esto proporciona a los productores agrícolas un tiempo suficiente para adaptarse a las nuevas regulaciones y asegurarse de que cumplen con todas las obligaciones bajo el nuevo régimen.