fbpx

En momentos de incertidumbre como los actuales, históricamente los operadores de monedas y los tesoreros de las corporaciones priorizan la liquidez en dólares para resguardar sus posiciones. 

Sin embargo, es interesante observar que en lo que va del año, el euro se fue fortaleciendo frente al dólar pasando de €1,125 a principios de año a €1,085 por US$ a fin de abril.

¿Cómo es posible que el euro, la moneda del continente que ha pasó por una crisis refundacional como el Brexit, que se caracteriza por la rigidez de sus mercados laborales y regulaciones, con economías que venían languideciendo y dudosos liderazgos en las economías mediterráneas, se comporte de esta forma contra el dólar? 

Empleos y servicios

La explicación puede encontrarse en lo que está sucediendo con la economía americana, y en cómo están respondiendo tanto el Congreso de Estados Unidos como la Reserva Federal. 

Los primeros números del impacto del Covid-19 son pasmosamente desalentadores: 25 millones de empleos perdidos en marzo, nada menos que casi la misma cantidad de puestos de trabajo creados durante una década de notable crecimiento económico. 

En el primer trimestre de 2020, la economía norteamericana –cada vez más volcada a los servicios– cayó un 4,5%.

En servicios, la caída fue del 10,2%. Sólo en servicios de transporte, el derrumbe fue de 36,8% respecto del mismo periodo en 2019. Las exportaciones de intangibles cayeron 21,5% y las importaciones de intangibles que necesita la economía norteamericana se deprimieron 29,8%. Las compras externas de bienes se retrajeron un 11,4%. 

Con este comportamiento en los primeros tres meses, a nadie le sorprenderá ver una caída de hasta el 10% del producto bruto norteamericano en el segundo trimestre. Dato nada alentador para una economía que venía creciendo al 2,1% en el tercer y cuarto trimestre de 2019, respectivamente. Malas noticias para un Presidente que busca la reelección en noviembre. 

El Congreso y la Fed

La contundencia llegó del lado de los legisladores y la Reserva Federal.

En el caso de la política fiscal, se buscó una expansión del gasto a través de subsidios a empresas y a familias con envío de cheques de US$ 1200 por adulto y US$ 500 por niño en cada hogar.

En el caso de la política monetaria, en tanto, se está apuntando a tasas de interés bajísimas con compra de títulos de deuda privada. El balance de la Reserva Federal se expandió un 57% desde inicios de 2020. 

La tasa del bono del Tesoro norteamericano a 10 años ronda el 0,60%, incursionando en terreno negativos en términos reales, como sucedió primero en Japón y luego en la países de la Eurozona.  

Así, las tasas de interés negativas, la caída del producto bruto, los malos augurios en los reportes de utilidades en los balances trimestrales, las pésimas perspectivas para la industria del shale, el creciente aumento del nacionalismo, los límites al comercio internacional y un déficit fiscal norteamericano que podría rondar el 15% del PBI son todos ingredientes de un mix que impulsará a los inversores a empezar a desarmar posiciones en dólares buscando diversificar su riesgo de moneda.

El otro soberano

Es entonces que entra en escena el euro. 

Consideramos que estas dinámicas de debilitamiento del dólar contra el euro continuarán en lo que resta del primer semestre, pudiendo reversarse en el segundo semestre.

La economía norteamericana no sólo cuenta con un Presidente dispuesto a hacer lo que sea para conseguir su reelección, sino que además cuenta con un sistema financiero bien respaldado por su Banco Central; con un sector privado equipado con la mejor tecnología disponible, con acceso al capital y crédito, y con un mercado de trabajo más flexible en comparación a la Unión Europea.  

 Aquellas empresas endeudadas en euros con flujo de ingresos en dólares, harían bien en cerrar brecha cambiaria con alguna cobertura de moneda al mes para los próximos 60 días. 


El autor es director independiente en empresas, asesora a CEO en materia de estrategia y a Gobiernos en el diseño e implementación de políticas públicas. Fue director en PwC, analista sectorial de la consultora Economía y Regiones, especialista en reestructuración de préstamos y gestión de empresas en crisis y analista del sistema financiero en el BCRA

Contacto: maximiliano@tradenews.com.ar

Dejar un comentario