La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) informó que desde el jueves 1° de febrero y hasta el 31 de julio de este año suspenderá la iniciación de juicios de ejecución fiscal y la traba de medidas cautelares, es decir, embargos.

En un comunicado, el ente recaudador fiscal señaló que la medida alcanzará a las micro, pequeñas y medianas empresas del Tramo I y II, pequeños contribuyentes, entidades sin fines de lucro y contribuyentes del sector de la salud.

La medida ya se había tomado en septiembre último, momento en que además se había anunciado un plan de pago para regularizar desde las obligaciones impositivas hasta las deudas sobre los recursos de la seguridad social -incluidos sus intereses y multas- vencidas hasta el 31 de agosto de 2023, así como también las multas y cargos suplementarios por tributos a la importación o exportación y liquidaciones de dichos tributos.

Más allá de la suspensión de juicios y embargos, las pymes necesitan aún definiciones respecto de una nueva moratoria, medida que estaba incluida en el capítulo fiscal de la Ley Ómnibus que fue retirado del paquete para facilitar su aprobación.