Katoen Natie, la operadora de terminales portuarias belga, presente en Uruguay desde 2001 a través de Terminal Cuenca del Plata (TCP), informó una inversión de US$ 250 millones destinados a la ampliación del muelle concesionado, la expansión de la playa de contenedores, la compra de 7 grúas pórtico, 48 straddle carriers y el desarrollo de sistemas para las operaciones de la terminal.

TCP, sociedad integrada en un 80% por el operador belga y en un 20% por el Estado uruguayo a través de la Administración Nacional de Puertos (ANP), fue beneficiada con una extensión de un contrato hasta 2081 a cambio de US$ 600 millones de inversión para transformar al puerto de Montevideo en un instalación de primera clase a nivel internacional.

Este acuerdo -no exento de durísimos cuestionamientos y denuncias, que persisten en la actualidad- junto con la posibilidad de contar con 14 metros de calado en el canal de acceso al puerto le permitirá a TCP pelear con las terminales de Santos por convertirse en el hub de la costa este de América del Sur.

Equipamiento

Según informó TCP, las nuevas straddle carriers de Kalmar tienen una capacidad de carga de 60 toneladas y son híbridas, por lo que contribuirán a reducir la contaminación ambiental y acercar al puerto de Montevideo a la meta de ser más sostenible.

Respecto de las obras de infraestructura, se ampliará la playa de contenedores den aproximadamente 23 hectáreas hasta completar la superficie total del área de gestión (unas 60 hectáreas), junto con la construcción de un muelle de 730 metros de longitud con capacidad para dos puestos de atraque para buques de hasta 400 metros de eslora.

Las obras se desarrollarán en dos etapas; la primera se inaugurará en 2025, permitiendo la incorporación de un nuevo muelle de 350 metros y 70.000 metros cuadrados de playa de contenedores. En 2026, se finalizará el resto de la obra con la ampliación del muelle en otros 380 metros.