La carga de exportación e importación paraguaya necesita, por su condición mediterránea y la configuración de los servicios de transporte marítimo, un centro para transbordos para que los contenedores de terceros mercados puedan pasar del buque oceánico a un barco de menor porte o a un tren de barcazas capaces de llegar a Asunción por el río Paraguay, que tiene limitaciones de calado respecto de la hidrovía Paraná-Paraguay.

Las dos principales opciones que tiene Paraguay son el puerto de Buenos Aires y el de Montevideo, ambos con servicios oceánicos.

Si bien Buenos Aires fue la histórica opción para la carga paraguaya, en los últimos tiempos decisiones oficiales de la Argentina obligaron a Paraguay a transbordar en Montevideo, que hizo de este servicio una de las principales fuentes de ingreso de su puerto. Pero a un costo mayor al de Buenos Aires, según los propios paraguayos atestiguaron.

Las gestiones del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos (Cafym) de Paraguay con Buenos Aires se intensificaron en los últimos meses.

Sucede que la Argentina realizaba un escaneo compulsivo de esta carga de transbordo, afectando la cadena logística en tiempos y costos, por decisión de la Aduana, a raíz de una gestión pasada concentrada en el combate contra el narcotráfico.

Aliado

Paraguay encontró en la Administración General de Puertos (AGP), un aliado que logró destrabar la situación, y todo indica que las cargas paraguayas podrán volver a operar sin mayores contratiempos de controles de terceros, como la Aduana argentina.

De hecho, tras la salida de Juan José Gómez Centurión al frente del organismo de control y recaudación argentino, Diego Dávila y su equipo estrecharon los vínculos con la AGP que no lograba sintonía fina necesaria para que la Aduana destrabe la situación.

Así, la semana última, en una carta dirigida a Gonzalo Mórtola, interventor de la AGP, Dávila le hizo saber que su gestión encaró una “reingeniería de procesos, entre las que destaca la revisión de los niveles de intervención operativa fundados en estrictos parámetros de riesgo“.

“Se ha priorizado la readecuación del control de operaciones de transbordo de cargas provenientes de terceros países con destino a terceros países (básicamente Paraguay), procurando otorgar fluidez a dicha operatoria”, indicó Dávila.

“Se asume como compromiso mantener un vínculo de diálogo permanente con los actores de la comunidad portuaria intervinientes de modo de garantizar su efectividad en un marco de responsabilidad mutua”, concluyó el director de Aduanas.

Carta del director general de Aduanas, Diego Dávila, al interventor de la Administración General de Puertos, Gonzalo Mórtola.

Un Comentario

  • pedro fox dice:

    LA ADUANA SE EQUIVOCA PERJUDICANDO A NUESTRO PAIS

    NO TIENE CONOCIMENTO DEL SHIPPING MODERNO INTERNACIONAL

    DESCONOCE LA UCP 500 Y 600 DE LA ICC

    DESCONOCE QUE ECHEGARAY SE ALINEO CON LOS PAISES SIN SALIDA AL MAR

    DESCONOCE QUE SOLO ARGENTINA LO FIRMO

    DESCONOCE QUE SOLO ARGENTINA LE IMPLANTARON BUQUES FEEDERS

    DESCONOCE QUE SOLO A LA ARGENTINA

    DESCONOCE QUE LOS ARMADORES/BUQUES PORACONTENEDORES

    SE NIEGAN A PUBLICITAR LOS ITINERARIOS DE BAJADA Y SUBIDA

    CON ESTA ACTITUD ARGENTINA ESTARA MAS DOMINADA

    CON MAYOR CORRUCION CON MAYORES ILICITOS

    LAMENTABLE