Los empresarios del transporte terrestre reclamaron a la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) una revisión de la política de restricción de la circulación de camiones por rutas nacionales.

La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), advirtió que en 2023, los transportistas sufrieron “algún tipo de restricción horaria para circular” durante 54 días.

La restricción se aplica para “compatibilizar las condiciones del tránsito de automóviles particulares en fechas de recambio turístico, y durante feriados turísticos en el resto del año”.

En busca del equilibrio

“El equilibrio en la protección de dos actividades que generan riqueza para nuestro país -el turismo y el autotransporte de mercaderías por carretera- es una política de tránsito que compartimos, pero resulta inadecuado que al fijar esas pautas se genere un desbalance en esa delicada ecuación en favor de una de las actividades”, dijo Roberto Guarnieri, presidente de FADEEAC.

Desde la federación señalaron que la situación “ocasiona perjuicios sociales y económicos para nuestra actividad” debido a que altera “los tiempos de regreso al hogar de quienes trabajan conduciendo los camiones, así como la normal provisión de bienes y productos”.

Derivado de esta situación aparece el “el incremento de los costos operativos a partir de la reprogramación de rutas, interrupción de trayectos, incumplimiento de contratos pactados con fechas y horarios determinados, y multas o pérdidas en turnos portuarios, entre otras cosas”, explicaron.

Pedido

Por tal motivo, la entidad remitió una nota a la directora ejecutiva de la ANSV, Daniela Ortiz, solicitando la creación de una mesa conjunta “que establezca pautas selectivas para aplicar las restricciones a la circulación de camiones”.

“Hasta el momento no se han realizado estudios concluyentes que demuestren que parar la circulación de camiones en todas las rutas nacionales sea una solución a la saturación que viven las principales rutas del país en determinadas épocas del año, por eso proponemos analizar el tema de manera conjunta, para buscar una solución que beneficie a todas las partes”, agregó Guarnieri.

No obstante, las actuales vedas de circulación están acotadas a 3 horas en la mañana o en la tarde, y “resultan mucho más saludables para el sector que las interrupciones genéricas -tal como ocurría en un pasado no muy lejano-, desde el 9 de febrero último y hasta abril”, reconocieron desde la entidad.