fbpx

La última jornada de la primera ronda examinadora para definir al próximo Director General (DG) de la Organización Mundial del Comercio (OMC) tuvo a los candidatos del Reino de la Arabia Saudita, Mohammad Maziad Al-Tuwaijri, y del Reino Unido, Liam Fox como protagonistas.

Al igual que lo hicieron los otros seis postulantes entre el miércoles y el jueves (en total son 8 los que compiten para suceder al brasileño Roberto Azevêdo al frente del organismo), primero comparecieron ante el Consejo General y luego brindaron una conferencia de prensa.

Primero fue el turno de Mohammad Maziad Al-Tuwaijri.

Tiempos difíciles

El ministro asesor para Asuntos Económicos del Reino Saudita dijo que el mundo y la OMC viven hoy “tiempos difíciles” y que por ello es fundamental contar con un DG “plenamente comprometido, que pueda liderar un programa en el que se cumplan los mandatos”.

Por efecto del Covid-19 habrá cada vez más incertidumbre en el mundo entero tanto para el comercio como para las empresas, advirtió antes de empezar a responder las consultas de los periodistas.

Mohammad Maziad Al-Tuwaijri (Arabia Saudita), candidato a DG de la OMC.

¿Cuál es el problema más acuciante para la OMC y qué propone hacer para solucionarlo? “La OMC ya tiene 25 años de historia. Se estableció basándose en metas comúnmente acordadas. Ha cosechado algunos éxitos notables en este tiempo, pero el mundo ha cambiado muchísimo en la última década y en particular en los últimos años”, dijo.

Gestión de desempeño

Según Maziad Al-Tuwaijri, el mayor problema que tiene que abordar la OMC está relacionado con el proceso.

“Los miembros diseñaron al organismo con tres funciones: negociaciones, supervisión y solución de diferencias. Si miramos eso vemos que básicamente falta un proceso para las negociaciones por lo que las cosas se van retrasando y se salen de ese triángulo, se confía menos en la organización, y a fin de cuentas se empiezan a encontrar soluciones alternativas que agudizan el problema para la OMC. Para solucionar el tema del proceso tiene que haber gestión y liderazgo. En su mandato para los próximos años, el DG debe centrarse en obtener resultados, que haya indicadores clave de desempeño”, mencionó.

El argumento geográfico

Cuando le preguntaron por la representatividad geográfica del próximo jefe de la OMC -se habla mucho respecto de la necesidad de que el próximo DG sea africano-, el postulante dijo que “lo primero que tiene que plantearse la OMC es qué necesita en estos momentos”.

“Claramente se necesita capacidad de gestión y liderazgo, y la situación actual requiere de mucha experiencia basada en el logro de resultados. Lo que vengo a aportar es mi experiencia de 25 años en el sector privado y público, trabajando en diversas organizaciones internacionales, en diferentes partes del mundo, donde el comercio siempre ha sido parte central de los asuntos a los que me dediqué. He visto todas sus etapas, y no sólo como función en sí sino con todo lo asociado al comercio: la logística, el transporte, los seguros, la manufactura, la energía. Toda esa experiencia es lo que quiero aporto a la OMC”, describió.

Luego comentó que como ministro de Planificación en Economía formó parte de una de las grandes transformaciones en la historia del mundo (en referencia al programa Saudi Vision 2030), basado en la diversificación de la economía y la generación de puestos de trabajo, y la potenciación del sector privado, “objetivos muy similares a los de la OMC”.

“Ese proceso de transformación sigue en curso. En los últimos años cuatro años lo que hice fue crear una unidad de resultados para intentar calibrar el desempeño y los resultados, identificar los problemas y ayudar con asistencia técnica cuando hace falta. Todo eso es lo que debe plantearse hoy la OMC para superar las situaciones de impasse que vive”, explicó.

Impulso político

Luego llegó Fox, el postulante propuesto por el Reino Unido.

Ex secretario de Comercio Internacional y ferviente defensor del libre comercio, comenzó su presentación advirtiendo que no se trata de que las cosas funcionen como siempre. “La forma en la que está cambiando el mundo -y que seguirá haciéndolo- por culpa de la pandemia, tendrá consecuencias para el mundo entero y el comercio global”, sostuvo.

Liam Fox (Reino Unido), candidato a DG de la OMC.

Tras elogiar a la OMC –dijo que es “una gran organización” y recordó que en sus mejores momentos formó parte de un proyecto mundial que sacó de la pobreza a mil millones de personas-, criticó su situación actual.

“Últimamente hay una sensación de que las cosas no están como deberían, que falta un impulso político. Digo esto porque en una organización que se basa en el consenso hay que poder negociar para encontrar soluciones intermedias. Y esto resulta más fácil cuando uno entiende que a veces es necesario hacer un sacrifico a corto plazo a cambio de ventajas más a largo plazo”, estimó.

Libre comercio vs. ley de la jungla

Médico de profesión, Fox dijo que es necesario volver a comprometerse con los principios de un sistema de comercio multilateral basado en normas, no sólo por lo bueno que se ha logrado, sino por las consecuencias negativas de la alternativa.

“La alternativa a un sistema de normas es uno en el que impera la ley del más fuerte, y los más débiles tienen que plegarse. Creo en el libre comercio, pero eso no significa la ley de la jungla y que todo vale”, comentó.

Y aclaró: “Se dice que ante la falta de un sistema basado en normas son los países más pequeños los que pierden, pero también es cierto que el Reino Unido -que es la quinta economía del mundo-, saldría perdiendo, porque exportamos un alto porcentaje de nuestro PBI. Alemania exporta el 49% de su PBI. Si no contamos con ese sistema basado en normas para dar certidumbre y previsibilidad a nuestras empresas y negocios, las consecuencias nacionales e internacionales serán muy perjudiciales”.

La sombra del Brexit

Uno de los periodistas mencionó que durante su presentación ante el Consejo General no habló del Brexit (Fox está identificado como uno de los principales artífices de la salida del Reino Unido de la UE), y le preguntó si cree que podrá contar con el apoyo de los países del bloque europeo.

“Afortunadamente no todo el mundo ve las cuestiones a través del prisma del Brexit. Siempre he creído que Gran Bretaña llegará a un acuerdo de comercio libre y abierto con la UE. Creo que la crisis del Covid-19 acentuó la importancia de alcanzarlo. La economía mundial se vio impactada por la pandemia. Se sabe que el PBI global se reducirá alrededor del 13% en la primera mitad de este año. El desempleo está en cifras record desde la Gran Depresión y creo que eso hace que haya un gran aliciente para llegar a un acuerdo, no sólo porque beneficia a las dos partes, sino porque le interesa a la economía mundial que podamos fijar esas condiciones para la recuperación que vamos a necesitar tras la pandemia”, comenzó.

Y agregó: “En cuanto a quién elige la UE, confío en que elijan a un candidato cuyos valores y aspiraciones de comercio mundial coincidan más con los que tiene la UE”.

Diversidad y promesa

La mayoría de los directores anteriores -tanto de la OMC como del GATT-, han sido europeos y muchos miembros están abogando para que haya una mayor diversidad. ¿Cree que a pesar de eso conseguirá apoyos?, lo consultaron.

Fox dio que entiende y comparte la idea de que haya diversidad a la hora de elegir a cualquier miembro del personal.

“He hablado con muchos miembros del mundo entero, de países en todas las fases de desarrollo, y lo que está claro es que el sentir general es que la OMC es una gran organización, con gran talento, enorme pericia técnica y total dedicación para con los principios, pero que no está donde debe estar. No se la valora como debería ser. Cuando se ve a organizaciones como el Banco Mundial, el FMI y las Naciones Unidas, debería pensarse también en la OMC y ahora eso no ocurre”, opinó.

“Hay un anhelo de recuperar eso. El gran problema no es técnico sino político. Sea quien sea el próximo DG tendrá que tener duras conversaciones con los grandes líderes mundiales y en mi caso he conocido a los grandes líderes”, agregó antes de explicar que los requerimientos para ser DG cambian con el tiempo y que hoy seguramente haya que poner el acento más en lo político que en lo burocrático.

Luego contó que como parte de un programa que apuesta por la diversidad -y que comprende también el género-, cuando estuvo al frete del Departamento de Comercio Internacional “fue motivo de orgullo haber nombrado a muchísimas mujeres”, y cerró con una promesa: “Si soy DG me aseguraré que el 50% de los altos cargos sean mujeres. Si estamos de acuerdo en que eso es importante para la educación, el desarrollo y el comercio, eso tiene que comenzar aquí (por la OMC)”.

Ahora, en fecha a confirmar, un comité dirigido por el presidente del Consejo General hará las consultas con los miembros para evaluar las preferencias tras haber entrevistado a los 8 postulantes y definir de ese modo qué candidatos tienen mayores chances de alcanzar el consenso final.

Esta etapa puede incluir varias rondas en las que se va reduciendo el número de opciones.

Un Comentario

Dejar un comentario