fbpx

La aviación internacional festeja el logro de un nuevo objetivo: el primer vuelo de un helicóptero de rescate con combustible de aviación sostenible (SAF, por sus siglas en inglés) de segunda generación, ya que se produce a partir de materiales residuales y de desecho de la economía circular, como los aceites y grasas utilizados en la cocina.

Operado por la organización alemana sin fines de lucro ADAC Luftrettung, el helicóptero de rescate Airbus H145 llenó sus motores Arriel 2E con biocombustible, un tipo de SAF, en la estación de rescate aéreo de la Clínica Harlaching de Munich, en presencia de la junta directiva de la Fundación ADAC, así como de los directores generales y la alta dirección de ADAC Luftrettung, el fabricante de motores Safran Helicopter Engines, el fabricante de helicópteros Airbus Helicopters y la empresa de energía TotalEnergies.

Descarbonización

En conjunto, esas empresas serán una fuerza motriz en la descarbonización de los vuelos en helicóptero mediante el desarrollo de alternativas a los combustibles de aviación convencionales.

El H145 utilizó biocombustible de segunda generación, el SAF elegido por la industria de la aviación que reduce las emisiones de CO2 hasta un 90% en comparación con su equivalente fósil. Como resultado, el combustible no tiene ningún impacto en la producción agrícola de alimentos.

El helicóptero de rescate hizo el primer vuelo con combustible de aviación sostenible de segunda generación (produce a partir de materiales residuales y de desecho de la economía circular, como los aceites y grasas utilizados en la cocina).

El combustible utilizado para el primer vuelo del helicóptero de rescate en Munich fue producido por TotalEnergies en sus instalaciones de Francia a partir de aceite de cocina usado, sin utilizar ningún aceite vegetal virgen.

Reducción

Con este SAF, la flota de ADAC Luftrettung pudo lograr una reducción del 33% de las emisiones de CO2, lo que, con más de 50.000 misiones de rescate y más de 3,3 millones de kilómetros volados al año, equivale a una reducción de unas 6000 toneladas de CO2.

ADAC Luftrettung y el fabricante de motores Safran Helicopter Engines comparten la misma ambición de contribuir al desarrollo de un combustible de aviación sostenible. Para ello, están lanzando un proyecto con un helicóptero de rescate de ADAC en Colonia.

El proyecto estudiará todos los aspectos del uso de biocombustible en el H145, con una campaña operativa que comenzará en el verano de este año.

Combustible electrónico sintético

Tras el lanzamiento del biocombustible, los directores generales de ADAC Luftrettung y Safran Helicopter Engines, Frédéric Bruder y Franck Saudo, firmaron un acuerdo a largo plazo sobre SAF, que prevé aumentar la proporción de mezcla de biocombustible hasta el 100% en los próximos años y, posteriormente, promover el uso de combustible electrónico sintético, también conocido como Power-to-Liquid (PTL), otra alternativa a los combustibles fósiles.

El PTL se refiere a la generación de combustibles líquidos producidos con energía eléctrica procedente de fuentes renovables, que, junto con el uso de biocombustible, permitirá a la aviación acercarse a la neutralidad climática.

El biocombustible está actualmente certificado y aprobado para su uso en la aviación en una mezcla máxima del 50% con querosen convencional del tipo JET-A1. El helicóptero de rescate de ADAC voló con una mezcla del 40%.

Neutralidad climática

Andrea David, director general de la Fundación ADAC, a la que pertenece ADAC Luftrettung, aseguró que el proyecto piloto de Combustible de Aviación Sostenible es un primer gran paso en el camino hacia la neutralidad climática de la Fundación ADAC y del servicio de rescate aéreo.

“Queremos ser pioneros en la reducción del CO2 en los servicios médicos de emergencia con querosen respetuoso con el medio ambiente. Esto significa que también debemos desarrollar tecnológicamente el rescate aéreo para que el uso de SAF esté preparado para el futuro a largo plazo. Para lograrlo, tenemos socios sólidos a nuestro lado”, dijo Frédéric Bruder, director general de ADAC Luftrettung antes de mencionar que SAF es un combustible aprobado oficialmente, lo que significa que la seguridad de los vuelos y de los pacientes se mantiene al más alto nivel.