A través del decreto 385/2024, el Gobierno amplió el alcance de la aplicación del impuesto PAIS tanto a la compra de billetes y divisas por parte de residentes en el país para el giro de dividendos, así como también a la suscripción en pesos de los bonos Bopreal. La medida, no obstante, está sujeta a la aprobación de la Comisión Bicameral Permanente del Congreso.

De esta manera, la alícuota del 17,5%  que se aplicaba a la compra de billetes y divisas para atesoramiento o sin un destino específico vinculado al pago de obligaciones,  para el pago de obligaciones por la adquisición en el exterior de servicios personales, culturales y recreativos, así como para el pago de obligaciones por la importación de mercaderías y de fletes, se amplía ahora a la compra de bonos Bopreal para el pago de utilidades y dividendos, así como también a la repatriación de inversiones de portafolio de no residentes generadas en cobros en el país de utilidades y dividendos recibidos a partir del 1° de septiembre de 2019, inclusive.

Incentivos

“Resulta necesario continuar profundizando los incentivos a la inversión nacional que estimulen la producción y la realización de actividades económicas en el país, garantizando un sendero fiscal sostenible”, destaca el decreto en sus considerandos, tras explicar que “con esa finalidad, y teniendo en consideración la operatoria de compra de Bopreal a la que podrán acceder aquellas personas jurídicas que quieran distribuir utilidades sobre la base de estados contables cerrados y auditados, se estima adecuado extender el alcance del impuesto PAÍS a las compras de billetes y divisas en moneda extranjera para la distribución de utilidades y dividendos y para la repatriación de inversiones de portafolio de no residentes generadas en cobros en el país de tales conceptos recibidos desde el 1° de septiembre de 2019, inclusive, así como también a las suscripciones de BOPREAL que sean efectuadas a tales fines”.

El artículo 13 del decreto señala que “el pago del impuesto estará a cargo de quien realice la operación mencionada en el primer párrafo de este inciso, debiendo actuar como agente de percepción y liquidación la entidad autorizada para operar en cambios por el Banco Central a través de la cual se realice la operatoria de que se trata, en el momento de efectivizarse la operación cambiaria”.