El intercambio comercial durante noviembre dejó un déficit de US$ 615 millones, lo que revirtió la ganancia de US$ 1360 millones registrada en noviembre del año pasado.

Este resultado fue producto de que las exportaciones cayeron 31,6% en términos interanuales para alcanzar los US$ 4872 millones, mientras que las importaciones bajaron 4,8% para llegar a US$ 5487 millones.

Fuentes del mercado estiman que el saldo comercial podría revertirse con el impacto positivo de la cosecha fina del trigo, este diciembre, al tiempo que destacaron que la devaluación del tipo de cambio de 118,3% afectaría tanto a importaciones como a exportaciones. 

Actualización

Luego de la devaluación, el tipo de cambio efectivo para los exportadores es de $717 (un 38% por encima del promedio de largo plazo), ya que se combinan una retención mínima del 15% (aunque mayor para ciertos productos agropecuarios, como la soja) con un nuevo esquema de liquidación al CCL en un 20%. 

En tanto los importadores tendrán un recargo a cuenta del impuesto PAIS de 17,5% en bienes que llevará el tipo de cambio que pagan a $940 – casi el doble del tipo de cambio real de largo plazo. 

A futuro se prevé una mejora de las exportaciones gracias a la recuperación del agro por el fin de la sequía combinada con el incentivo de la devaluación. 

No obstante, habrá que esperar un tiempo para la liberación total de las exportaciones y la eliminación de los cupos y controles sobre precios o cantidades. 

Importaciones

Respecto de las importaciones, recordamos que ya no habrá permisos por solicitar pero los pagos, no obstante, todavía están lejos de regularizarse debido a la falta de dólares.

Así, los giros al exterior serán diferidos en plazos de 30 a 180 días según el sector: por ejemplo, para energía e hidrocarburos serían inmediatos; los laboratorios y fertilizantes (entre otros) tendrían hasta 30 días, y la industria automotriz y los bienes suntuarios recién accederían a dólares dentro de los 180 días de solicitados. Los pagos además se realizarán en cuatro “cuotas” iguales dentro del plazo a pactarse, cada treinta días de corrido para la mayoría de los bienes.