Dentro de casi 10 años, el transporte y la logística serán “un ecosistema de vehículos autónomos dirigidos por una cadena de suministros digitalizada, que combinará camiones sin conductor, sin cables y centros de entrega con robots”.

La consultora PwC estima que para 2030 el desarrollo tecnológico será tal que conceptos como autonomía, automatización y digitalización serán comunes en la industria y provocará “cambios en los actuales modelos de negocio”.

En un relevamiento realizado por la división Strategy& de PwC en la Unión Europea, estos avances tecnológicos generarían:

  • Una baja del 47% de los costos de logística de los camiones “en gran medida por la reducción de la utilización de mano de obra” .
  • Una reducción del 40% en los tiempos de entrega.
  • Una mayor eficiencia en el uso de las unidades: los camiones estarían un 78% del tiempo en las rutas, contra el promedio europeo actual del 29%.

“El proceso de hacer coincidir la entrega de los bienes y los camiones disponibles, estará completamente automatizado. Para seguir siendo competitivos, los fabricantes de equipos originales necesitarán expandir sus carteras de productos para incluir nuevos motores y enfocar la producción en camiones autónomos de larga distancia”, proyecta la consultora.

Protagonismo tecnológico

La redefinición del escenario estará marcado además por el fuerte protagonismo que tendrán las empresas de IT, que pasarán a ser claves en el mercado de la distribución.

“El nuevo modelo logístico generará ahorro de costos: los fabricantes deberán incluir nuevos motores, como el eléctrico y el híbrido, lo que reducirá los costos  significativamente para las compañías de camiones”, explicaron desde la consultora.

Estiman además que, al no necesitar conductores, los camiones autónomos de larga distancia serán más económicos porque “la cabina es una de las partes de mayor valor económico en un camión”.

“Los cambios que vendrán aparejados de la mano de todas estas transformaciones tecnológicas ponen en riesgo no sólo el modelo comercial de los propios fabricantes de camiones, sino también de sus clientes, las empresas de leasing y logística. Todo el ecosistema tal como lo conocemos hoy probablemente se vea modificado. Sin embargo, es esencial que la industria reconozca y trabaje para seguir el ritmo de los cambios disruptivos incrementales en la tecnología y la automatización en los próximos años, una transformación que creará una nueva cadena de suministro más rentable hacia 2030”, puntualizó el informe.

Dejar un comentario