fbpx

La mayor parte de los aviones del mundo está en tierra. El coronavirus puso en cuarentena prácticamente al 100% de la flota de pasajeros y es importante decir que en ellos, normalmente, viaja alrededor de la mitad de la carga global que mueve el sector.

Hoy la industria reparte su tiempo entre las preocupaciones económicas y financieras que produce la crisis histórica más severa a la que le ha tocado enfrentarse, y el reclamo a los gobiernos para que agilicen los procesos burocráticos para facilitar el transporte de insumos de primera necesidad en la lucha contra la pandemia.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) y la Asociación de Transporte Aéreo de Latinoamérica y del Caribe (ALTA) son por estos días los voceros más importantes del sector.

Socio vital contra el COVID-19

“La carga aérea es un socio vital en la lucha global contra COVID-19. Sin embargo, todavía vemos ejemplos de vuelos de carga llenos de suministros y equipos médicos que salvan vidas que quedan en tierra debido a procesos engorrosos y burocráticos para asegurar permisos y horarios de operación. Estas demoras ponen en peligro vidas. Todos los gobiernos deben esforzarse para mantener abierta la cadena de suministro global”, dijo Alexandre de Juniac, Director General y CEO de IATA.

La mayor parte de la flota de aviones de pasajeros está en tierra como parte de las medidas de lucha contra la expansión del coronavirus.

Luis Felipe de Oliveira, presidente ejecutivo de ALTA, fue contundente durante una entrevista con Trade News: “Sin el apoyo de los gobiernos habrá una pandemia de bancarrotas en la región”, aseveró    .

Ahora, la Asociación que nuclea a las aerolíneas de la región reforzó su pedido de ayuda respaldada en números.

“La industria de la aviación mueve al mundo. No solamente conectando personas, sino impulsando cientos de industrias a través del comercio, turismo, empleos y conectividad. Sólo en América Latina y el Caribe, la industria de viajes y turismo genera 18,9 millones de empleos directos, indirectos e inducidos y aporta 9,3% del PBI de la región. Se trata de una fuente de bienestar económico y social de gran importancia”, explicaron desde la sede central, en Panamá.

PBI negativo y pérdida de empleos

La crisis económica global producto del COVID-19 está generando que, por primera vez desde la crisis del 2008, el PBI global sea negativo y que, de acuerdo con el Consejo Mundial del Viaje y el Turismo (WTTC por sus siglas en inglés), diariamente un millón de personas pierdan sus empleos en la industria de viajes y turismo en todo el mundo, agregan.

De acuerdo con nuevas estimaciones de IATA, las aerolíneas perderán alrededor de 252.000 millones de dólares en ganancias por tráfico de pasajeros en 2020 con la reducción del 38% del RPK global (cantidad de pasajeros transportados por la distancia recorrida).

En América latina y el Caribe la reducción del RPK rondaría 41%.

“Comparado con el número de vuelos realizados por aerolíneas de la región en 2019, ya alcanzamos la reducción del 65% en viajes internacionales desde y hacia la región para las últimas semanas de marzo. En algunos países las reducciones de vuelos internacionales alcanzan el 99% y algunos de nuestros principales hubs como Tocumen en Panamá, Quito y El Dorado en Bogotá están completamente parados atendiendo solamente vuelos humanitarios”, describió ALTA mediante un comunicado.

Tiempo de supervivencia

Lo que preocupa al sector es que la recuperación de la demanda de pasajeros no será rápida y citan estimaciones de JP Morgan que indican que si todas las aerolíneas latinoamericanas cancelan el 100% de sus itinerarios por tiempo prolongado, sobrevivirán, como mucho, entre 3 y 10 meses.

Por todo eso, ALTA reforzó su llamado a los gobiernos de América latina y el Caribe para que de modo urgente implementen medidas temporales de crítica importancia para sostener a la industria aérea durante esta crisis y viabilizar así la recuperación económica de toda la región mediante la reactivación del transporte aéreo y el turismo una vez superada la pandemia.

En el listado de medidas propuestas por ALTA figuran:

  • Brindar alivio financiero a la industria mediante la inyección de flujo de caja y la reducción y/o exención de impuestos, tasas y cargos a las aerolíneas, aeropuertos, proveedores de navegación aérea y servicios asociados a la operación aérea que en conjunto apoyarían el regreso de los vuelos.
  • Facilitar la renegociación de deudas, refinanciación y líneas de crédito.
  • Ajustar condiciones laborales como medida de contingencia y aliviar las cargas sociales.
  • Facilitar el tráfico de carga mediante agilización del trabajo administrativo y reducción de costos.
  • Flexibilizar reglas para que la industria pueda operar rápidamente con normalidad una vez pasada la contingencia.
Florencia, Italia turismo coronavirus

El sector del turismo creció de manera exponencial en los últimos 60 años hasta ubicarse en el podio de mayores exportadores (después del químico y el petrolífero) superando al sector alimentario y automovilístico. El año pasado, uno de cada 10 puestos de trabajo del mundo fue generado por el turismo. Hoy es uno de los rubros más golpeados por el COVID-19.

“Es momento de actuar con agilidad y asertividad para salvaguardar empleos de manera inmediata, garantizar un servicio vital como lo es el transporte aéreo de mercancías esenciales, personal e insumos médicos, así como garantizar la sostenibilidad de una industria que impulsará la recuperación económica global. Está en manos de los Estados proteger esta industria clave para el desarrollo de la región y de múltiples industrias que dependen del transporte aéreo”, concluyeron.

Pedido desde Ginebra

IATA también hizo su lista de pedidos con la que los gobiernos deberían apoyar los esfuerzos de las aerolíneas:

  • Instrumentar procedimientos de vía rápida para los permisos de sobrevuelo y aterrizaje para operaciones de carga, particularmente en centros de fabricación clave en Asia (China, Corea y Japón) en respuesta al mayor número de fletadores de carga que reemplazan las operaciones de pasajeros retirados.
  • Eximir a los miembros de la tripulación de vuelo que no interactúan con el público de los requisitos de cuarentena de 14 días para garantizar que se mantengan las cadenas de suministro de carga.
  • Apoyar los derechos de tráfico temporal para las operaciones de carga donde pueden aplicarse restricciones.
  • Eliminar los impedimentos económicos, como los cargos por sobrevuelo, las tarifas de estacionamiento y las restricciones de espacio para apoyar las operaciones de carga aérea durante estos tiempos sin precedentes.
  • Eliminar los toques de queda en horas de operación para vuelos de carga.

“La carga aérea está en primea línea, no solo luchando contra el COVID-19, sino garantizando que las cadenas de suministro globales se mantengan para los materiales más sensibles, incluidos alimentos y productos comprados en línea en apoyo de las políticas de cuarentena y distanciamiento social implementadas por los Estados, dijo Glyn Hughes, Jefe Global de Carga Aérea de IATA.

Antes de advertir que las aerolíneas sólo podrán continuar haciendo esa tarea si trabajan con el apoyo de los gobiernos.

“Mantener abiertas las líneas de suministro también respalda los empleos en las economías locales, por ejemplo, productores de productos perecederos en África y América latina. Somos más fuertes juntos “, concluyó.

4 comentarios