fbpx

Más de uno pensará que se trata de efectos paradojales del Covid-19: dos años después del surgimiento del virus, los números muestran que pese a los pronósticos generalizados, la pandemia no pudo con la globalización, y que, lejos de reducirse, la relación comercial entre Estados Unidos y China se intensificó el año pasado.

Los datos surgen del Índice de Conectividad Global que elaboran DHL y la NYU Stern School of Business.

En la décima edición del informe, se describe una perspectiva actualizada sobre el impacto de la pandemia en la globalización a través del análisis de los flujos de comercio, capital, información y personas.

Qué dice

Algunos de los puntos sobresalientes del trabajo:

  • El mundo mantiene un nivel casi récord de globalización pese al escenario presentado por la pandemia.

El Índice de Conectividad Global de DHL perdió algunos puntos en 2020, pero presenta una tendencia al alza en 2021.

  • La globalización no fue sustituida por la regionalización.

Los patrones de los movimientos globales no parecen apuntar a un cambio hacia la regionalización. El comercio de largas distancias ha crecido más rápidamente que el de cortas 6 distancias durante la pandemia.

  • El comercio de mercancías superó los niveles prepandemia.
  • El intercambio comercial entre EE.UU. y China se fortaleció.

La desvinculación entre ambos países se reflejaba en los flujos internacionales en 2019, pero esa tendencia se invirtió en 2020, ya que la pandemia dio un empujón al comercio entre las dos mayores economías del mundo.

  • Se profundiza la desigualdad.

Los países más pobres del mundo se están quedando atrás en materia de recuperación de la globalización. Incluso cuando el comercio mundial estaba alcanzando nuevos hitos a principios de 2021, los países de renta per cápita más baja seguían comerciando menos que en 2019.

Menos IED

También la Inversión Extranjera Directa (IED) en estos países cayó durante este período, mientras seguían creciendo con fuerza en los países de renta media y alta.

Aunque los países con menos recursos continúan peligrosamente desconectados, el desarrollar vínculos más sólidos con el resto del mundo les podría ayudar a recuperarse rápidamente de los efectos de la pandemia, dice el informe.

  • Boom y ralentización de la información digital.

El pico en el crecimiento de los flujos de información digital a principios de la pandemia resultó ser de corta duración. La globalización de los flujos de información ha regresado a un ritmo de crecimiento más moderado.

  • Movimiento de personas, el factor más afectado.

Más allá de haber sido el más golpeado por la pandemia, el flujo internacional de personas es el que se está recuperando más lentamente. Los viajes internacionales mantuvieron una baja del 80% en el primer semestre de 2021.

La imagen de aviones estacionados fue una postal habitual durante 2020, cuando gran parte de la flota de pasajeros quedó en tierra. La recuperación del sector sigue siendo de las más lentas.

3,5 millones de puntos de datos

El Índice de Conectividad Global de DHL cuantifica la globalización en función de los flujos internacionales de comercio, capital, información y personas. Su particularidad reside en el seguimiento tanto de la envergadura de los flujos internacionales en comparación a su actividad nacional (profundidad) como de su alcance geográfico en todo el mundo (amplitud).

Para elaborar el reporte se utilizan más de 3,5 millones de puntos de datos sobre los flujos entre países en el período comprendido entre 2001 y 2020.

“Muchos temían que la crisis global pusiera en peligro el avance de la globalización. Llevamos años estudiando los diversos flujos internacionales a nivel mundial y, luego de un año y medio de pandemia, podemos afirmar con seguridad que esta no logró acabar con la globalización. Tras las pérdidas iniciales en 2020, el Índice de Conectividad Global de DHL se encuentra de nuevo al alza en este año”, dijo John Pearson, CEO de DHL Express.

Lecciones aprendidas en 10 años

En un reporte especial con motivo del 10º aniversario del Índice de Conectividad Global, DHL y la NYU Stern School of Business destacan la estrecha relación existente entre la conectividad global y la prosperidad, y cómo los responsables políticos pueden impactar activamente en la conectividad de sus países.

Los expertos sostienen que para mejorar la conectividad de un país existen cinco áreas fundamentales: la paz y la seguridad; un entorno nacional atractivo para las empresas; una actitud abierta frente a los flujos internacionales; la integración regional y el apoyo de la sociedad.