fbpx

La carga aérea sigue dando señales de despegue consistente mientras que la recuperación del transporte de pasajeros continúa con cifras anémicas que confirman que aún falta para que el sector pueda consolidar su recuperación tras la peor crisis en la historia de la aviación.

Los datos de junio indican que el movimiento de carga trepó 9,9% respecto de los niveles pre-Covid-19 (junio 2019), impulsando el crecimiento del primer semestre de 2021 hasta 8%, el mejor dato para el período desde 2017 (cuando la industria había registrado un incremento del 10,2% interanual).

Las cifras difundidas por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional  (IATA, por sus siglas en inglés) vuelven a dejar en evidencia la dispar recuperación que están teniendo las regiones del mundo: mientras que las aerolíneas norteamericanas hicieron la mayor contribución al crecimiento registrado en junio (5,9 puntos porcentuales de los 9,9% totales), seguidas por las de Oriente Medio (2,1 pp); las europeas (1,6 pp); las africanas (0,5 pp); y las de Asia-Pacífico (0,3 pp), las de América latina fueron las únicas en mostrar números negativos (recortaron 0,5 pp del total).

Menos panzas disponibles

La capacidad global (medida en toneladas de carga por kilómetro disponibles, ACTK por sus siglas en inglés) se mantuvo limitada (10,8% por debajo de niveles pre-Covid, en junio de 2019) debido a que una parte de la flota aérea de aviones de pasajeros sigue sin operar (y es en la panza de esas aeronaves donde viaja alrededor de la mitad de la carga aérea global).

La capacidad de bodega se situó un 38,9% por debajo del dato de junio de 2019, compensada parcialmente con un aumento del 29,7% de la capacidad de los cargueros dedicados.

En 2020, el Covid-19 dejó a buena parte de la flota mundial de aviones en tierra. Hoy, muchas de esas aeronaves siguen sin operar.

Argumentos

En IATA explican que las condiciones económicas subyacentes y la dinamización de las cadenas de suministros siguen estimulando la carga aérea. Y citan algunos datos para reforzar la idea:

  • El índice de rotación de inventario de Estados Unidos se encuentra en mínimos históricos, lo que indica que las empresas tienen que reponer sus existencias rápidamente y recurrirán al sector de carga aérea.
  • Los índices de gerentes de compras (PMI, por sus siglas en inglés), principales indicadores de la demanda de carga aérea, revelan que la confianza empresarial, la producción manufacturera y los nuevos pedidos de exportación están creciendo a un ritmo acelerado en la mayoría de las economías. No se han materializado las preocupaciones sobre un cambio significativo de los consumidores de bienes a servicios.

Aéreo vs. marítimo

La relación costos-competitividad y la fiabilidad de la carga aérea en relación con el transporte marítimo han mejorado, aseveran en la organización que representa a 290 líneas aéreas (que concentran el 82% del tráfico aéreo global).

El precio medio de la carga aérea respecto al precio del transporte marítimo se ha reducido considerablemente y la fiabilidad en relación con la programación de entregas de los transportistas marítimos disminuyó (40% en mayo, frente al 70%-80% antes de la crisis), añaden.

Salvavidas

“La carga aérea está pasando por un buen momento a medida que la economía global continúa recuperándose de la crisis del Covid. Con la demanda del primer semestre un 8% por encima de niveles pre-crisis, la carga aérea es un salvavidas para muchas aerolíneas que siguen viendo cómo el cierre de fronteras sigue destruyendo su negocio internacional de pasajeros. Cabe destacar que el sólido desempeño del primer semestre parece que continuará”, dijo Willie Walsh, director general de IATA.

Vale la pena recordar que con el fin de evitar la comparación de los resultados mensuales con los datos distorsionados de junio de 2021 y 2020 por el impacto del Covid-19, la comparación se realiza respecto a junio de 2019 (salvo indicación contraria), que siguió un comportamiento normalizado.

Análisis regional

  • Asia-Pacífico. Las aerolíneas de la región registraron crecimiento de la demanda internacional en un 3,8% en junio de 2021, respecto a junio de 2019.

La capacidad internacional volvió a registrar caídas en la región (-19,8%, respecto a junio de 2019). Si bien la demanda permanece en niveles altos, la región enfrenta vientos moderados en contra ante la falta de capacidad internacional y unos índices PMI de manufactura más débiles respecto a los registrados en Europa y EE. UU.

  • Norteamérica. Hubo 23,4% de crecimiento en la demanda internacional de junio respecto a junio de 2019. Las condiciones económicas subyacentes y la dinamización de las cadenas de suministro siguen impulsando al sector en Norteamérica.

La capacidad internacional se contrajo un 2,1% respecto a junio de 2019.

  • Europa. Allí se dio un crecimiento de la demanda internacional del 6,6%, respecto a junio de 2019. La capacidad internacional se contrajo 16,2% en junio de 2021 frente a junio de 2019.

La fortaleza de los índices PMI de manufactura en Europa sugieren que la dinámica de los mercados sigue respaldando al sector de carga europeo.

  • Oriente Medio. Se verificó un aumento del 17,1% en los volúmenes de carga internacional de junio de 2021, en comparación con junio de 2019, impulsados por el fuerte desempeño en las rutas comerciales Oriente Medio-Asia y Oriente Medio-Norteamérica.

La capacidad internacional se contrajo un 9%, respecto a junio de 2019.

  • América latina. Los operadores de la región experimentaron una caída del 22,9% en los volúmenes internacionales de carga de junio (frente al mismo mes de 2019), el peor dato global de crecimiento y peor también respecto al mes anterior debido, principalmente, a la pérdida de cuota de mercado de las aerolíneas de la región frente a las líneas aéreas de otras regiones.

La capacidad internacional se contrajo 28,4% en comparación con junio de 2019.

  • África. Las aerolíneas de esta zona del mundo lideraron el desempeño global con un incremento de la demanda internacional de junio de 33,5% en comparación con junio de 2019, si bien con volúmenes notablemente menores (las aerolíneas africanas transportan el 2% de la carga global).

La capacidad internacional se contrajo 4,9% en comparación con junio de 2019.

Según IATA, la demanda mundial de pasajeros experimentó una ligera mejoría en junio de 2021, tanto en el mercado internacional como en el doméstico, pero las restricciones de los viajes internacionales siguen manteniendo la demanda muy por debajo de niveles pre-Covid. Imagen de Gerald Friedrich/Pixabay.

Pasajeros

Por su parte, la demanda mundial de pasajeros experimentó una ligera mejoría en junio de 2021, tanto en el mercado internacional como en el doméstico, pese a que las restricciones de los viajes internacionales siguen manteniendo la demanda muy por debajo de niveles pre-Covid.

Según IATA, la demanda global de junio último (medida en pasajeros-kilómetro transportados, RPK por sus siglas en inglés) descendió 60,1% en comparación con junio de 2019, aunque mejoró levemente respecto de la caída del 62,9% registrada en mayo de 2021 (frente a mayo de 2019).

  • La demanda internacional de junio descendió 80,9% respecto de junio de 2019, una mejora frente a la caída del 85,4% de mayo de 2021 (en comparación con mayo de 2019). Todas las regiones, a excepción de Asia-Pacífico, contribuyeron a este ligero incremento de la demanda.
  • La demanda doméstica global se contrajo 22,4% respecto de los niveles precrisis, una pequeña mejora respecto de la caída del 23,7% registrada en mayo de 2021 (frente a mayo de 2019).

El desempeño registró algunas diferencias: Rusia experimentó un crecimiento robusto, a diferencia de China, que regresó a territorio negativo.

“Estamos viendo un movimiento en la dirección correcta, particularmente en algunos mercados domésticos clave. Pero la situación de los viajes internacionales está lejos de recuperar la normalidad. En junio, que marca el comienzo de la temporada alta, las aerolíneas registraban sólo el 20% de los niveles de 2019. Lejos de la recuperación, lo que estamos viviendo es una crisis continua provocada por la inacción de los gobiernos”, se quejó Walsh.

Desesperanzados

“Cada día que pasa se debilita la esperanza de ver una recuperación significativa del tráfico internacional durante la temporada alta en el hemisferio Norte. Son muchos los gobiernos que no tienen en cuenta los datos o la ciencia para restaurar la libertad fundamental de movimiento. A pesar del número cada vez mayor de personas vacunadas y la mejora de diagnóstico, estamos a punto de perder otra temporada alta de verano en un mercado clave como lo es el transatlántico. Y el giro radical del Reino Unido, que vuelve a restablecer la cuarentena a los viajeros vacunados procedentes de Francia, es un ejemplo del retroceso de unas medidas políticas que solo destruyen la confianza del consumidor cuando más se necesita”, comentó el director general de IATA.