fbpx

Este año, los aeropuertos del mundo tendrán 108.000 millones de dólares menos de ingresos.

El dato difundido por el Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI por sus siglas en inglés) grafica a la perfección el impacto devastador y sin precedentes que el Covid-19 tuvo –y sigue teniendo- sobre la industria aérea y todo su ecosistema.

Vinculadas directamente con la reducción del tráfico, las estimaciones de ACI World muestran que los ingresos de las terminales del mundo serán 54,6% menos de lo proyectado, y aunque se espera que cada trimestre de 2021 muestre mejoras en comparación con el anterior (pasando de un descenso del 71,4% en el primer trimestre de 2021 a una caída de 37,2% en el cuarto trimestre), la recuperación se dilata más de lo esperado.

Freno abrupto

Tras una década de crecimiento consistente en el tráfico mundial de pasajeros, el freno impuesto por la pandemia borró de la noche a la mañana esa tendencia al dejar prácticamente sin operaciones a los aeropuertos de todo el mundo en el segundo trimestre de 2020.

¿Por qué a pesar de algunas señales positivas como el avance de una campaña de vacunación de proporciones históricas en ACI World hablan de un “cauteloso optimismo” e insisten con la idea de que el Covid-19 sigue siendo una crisis existencial para los aeropuertos, las aerolíneas y sus socios comerciales?

Una serie de datos concretos ayudan a entender la postura:

  • Aunque la mayoría de los países ya no aplican cierres totales y han ajustado las restricciones, buena parte de las jurisdicciones mantienen regulaciones parcial o totalmente restrictivas en relación con los viajes internacionales, incluyendo cuarentenas a la llegada en destino durante la mayor parte de la primera mitad de 2021.

Los expertos esperan que en la segunda mitad de 2021 mejoren los números del sector empujados, fundamentalmente, por los vuelos nacionales. Imagen de Orna Wachman/Pixabay.

Vacunas y mutaciones

  • El aumento de las tasas de vacunación está reduciendo la propensión a la transmisión del virus, pero al mismo tiempo, muchos países se enfrentan o se enfrentarán a nuevas oleadas de infección debido a la propagación de las nuevas cepas, y no sería extraño que reimpongan cierres parciales.
  • En 2020, la crisis generada por el Covid eliminó más de 5900 millones de pasajeros en comparación con la línea de base proyectada (en comparación con las cifras de 2019, significa un descenso de 61%).

Europa (la única región que registró un descenso superior al 70%), seguida por Oriente Medio y África, fueron las zonas más afectadas.

Como contrapartida, Asia-Pacífico fue la menos afectada del mundo en 2020. Registró un descenso de 55,5% y fue la primera región en iniciar la recuperación (impulsada principalmente por el mercado interno de China).

Sin embargo, debido a la magnitud del mercado, la región Asia-Pacífico fue en donde se dio la mayor pérdida de tráfico en cifras absolutas: sufrió una reducción de 1950 millones de pasajeros.

El “Gran Cierre”

  • Desde el “Gran Cierre” de abril, el tráfico internacional de pasajeros siguió siendo prácticamente inexistente durante todo 2020. El volumen de pasajeros internacionales terminó el año ligeramente por debajo de los 1000 millones de viajeros, lo que supone un descenso de más del 73,7% en comparación con el volumen de 2019.
  • Por su parte, el volumen de tráfico nacional de pasajeros se vio favorecido por la pronta recuperación de grandes mercados nacionales como China y Rusia (2600 millones de pasajeros, una caída de 51,8% en comparación con el volumen de 2019).

 

Proyecciones para 2021

Los analistas de ACI World prevén que el impacto adverso de la pandemia siga este año, con la eliminación de 5000 millones de pasajeros adicionales a finales de 2021 en comparación con la línea de base proyectada (respecto del nivel de 2019 se prevé que el descenso sea de 47,3%).

En la organización, que cuenta con 701 miembros que operan en 1933 aeropuertos de 183 países, admiten que aunque era previsible que el primer trimestre de 2021 mostrara pocos signos de mejora en comparación con el cuarto trimestre de 2020, había algunas esperanzas de que el segundo trimestre de 2021 se convirtiera en el punto de inflexión y el inicio de una verdadera recuperación.

En 2020, el Covid-19 dejó a buena parte de la flota mundial de aviones en tierra.

Definitivamente, esas expectativas no se materializaron y los datos indican que, a nivel global, el segundo trimestre de este año termine sólo marginalmente mejor que los dos anteriores.

Radiografías regionales

La mayor cuota de esperanza para revertir la tendencia sigue estando puesta en las vacunas. Los expertos creen que a medida que en el tercer y cuarto trimestre avance la vacunación, se suavizarán las restricciones a los viajes y más pasajeros volverán a viajar.

Al igual que en 2020, se prevé que Europa y Oriente Medio sigan siendo las dos regiones más afectadas, con descensos del 66% y el 59,4%, respectivamente, en comparación con la línea de base proyectada, debido a su gran dependencia de los viajes internacionales y la conectividad, que se están recuperando a un ritmo más lento que los viajes nacionales.

Impulsada por la combinación de un mercado doméstico estadounidense en rápida recuperación y una fuerte tasa de vacunación, la previsión de América del Norte para 2021 mejoró significativamente.

Tras su temprano inicio de la recuperación, Asia-Pacífico experimentó un primer trimestre más lento de lo esperado debido a las restricciones impuestas en torno a la festividad del Año Nuevo chino para limitar la propagación del virus. Sin embargo, se espera que la recuperación de la región se acelere a partir del segundo trimestre de 2021.

Se prevé que en el cuarto trimestre de este año, esa región esté sólo 23,7% por debajo de la línea de base prevista.

Impacto directo

En ACI World explican que el tráfico aéreo es “la savia del negocio aeroportuario”. Prácticamente todos los ingresos aeronáuticos están asociados directamente al tráfico e incluyen las tasas relacionadas con los pasajeros y con las aeronaves que cobran los operadores aéreos. Ergo, sin tráfico no hay ingresos.

La capacidad de los aeropuertos para recaudar esas tasas es directamente proporcional al tráfico. Si a ello se le suma la escasa flexibilidad para manejar los gastos de explotación y los elevados costos fijos operativos de las terminales, la ecuación para la viabilidad financiera del sector aeroportuario se complica.

Demanda reprimida

Junto con el avance de las campañas vacunatorias, los resultados de una serie de encuestas que analizan “el sentimiento de los consumidores”, aportan esperanza al sector.

En los sondeos realizados a principios de 2021 se destaca que hay una demanda reprimida, con ganas de recuperar las vacaciones y viajes perdidos, empujada por un aumento de la confianza en los viajes aéreos proporcionado por el incremento de las tasas de vacunación y las medidas de seguridad que, esperan, será el motor para la actividad en el segundo semestre del año.

Algunos analistas se refieren a ese posible aumento como una “oleada similar a la de la posguerra” o un boom de los viajes.

Por ahora, las proyecciones indican que el tráfico mundial de pasajeros vuelva a los niveles de 2019 recién a finales de 2023 (con el impulsado principal de la recuperación del tráfico nacional, pero amortiguado por una recuperación más lenta de los viajes internacionales).

“A pesar de los crecientes signos positivos, el Covid-19 sigue siendo una crisis existencial para los aeropuertos, las aerolíneas y sus socios comerciales, y la aviación sigue necesitando apoyo y decisiones políticas razonables por parte de los gobiernos si se quiere conseguir una recuperación uniforme y sostenida”, aseguró el Director General de ACI World, Luis Felipe de Oliveira.

Impacto económico y social

El brasileño, ex Director Ejecutivo de ALTA (Asociación de Aerolíneas de América Latina) se esfuerza por explicar que las implicaciones de esta crisis van mucho más allá de los aeropuertos.

El sector aéreo en conjunto es una pieza clave para la recuperación económica mundial. La aviación contribuye con miles de millones de dólares al Producto Bruto Mundial, es responsable de millones de puestos de trabajo y fomenta el desarrollo sostenible de las comunidades a las que atiende, repite De Oliveira.

“ACI World es optimista pero, para volver a conectar el mundo, será fundamental un enfoque armonizado y basado en el riesgo de las restricciones de viaje, respaldado por la acción de los gobiernos para promover los viajes seguros con un enfoque coordinado y de pruebas y vacunación. Persistir en las restricciones a gran escala y en las medidas de cuarentena generalizadas pone en riesgo las perspectivas de una recuperación segura, centrada en los pasajeros y sostenible del crucial sistema de transporte aéreo, lo que supondrá una pérdida prolongada y perjudicial de la conectividad y el crecimiento mundiales”, advirtió.